Descubre las mejores técnicas de preparación de alimentos de forma saludable

Cuando se trata de cocinar, la forma de preparar los alimentos puede afectar los resultados de la dieta y, por esta razón, es vital para el nutricionista conocer las mejores técnicas de preparación de alimentos.

Al tener un dominio total del tema, el profesional está mejor preparado para guiar correctamente a sus pacientes durante el seguimiento nutricional.

Por lo tanto, en la publicación de hoy hemos seleccionado las mejores técnicas de preparación de alimentos de una manera saludable para ayudarte en esta misión. 

Haz cambios saludables

Gran parte del éxito de un plan alimentario está en los cambios saludables que se hacen al elegir y preparar los alimentos. Pensando en ello, tenemos algunos ejemplos:

Arroz

Una forma de disminuir las calorías del arroz es cocinarlo solo en agua y sal, sin agregar aceite para cocinar. Las ollas arroceras eléctricas son buenas opciones para hacer esta preparación más liviana, pero los utensilios de cocina antiadherentes también funcionan.

Pollo

Una parte considerable de la grasa del pollo está en su piel, por lo que simplemente quitar la piel durante la cocción reducirá la ingesta de grasa de la comida.

Apuesta por la cocina ideal

Para mejorar la calidad nutricional de los alimentos, una forma simple y fácil de implementar en el hogar es apostar por la cocción al vapor. Se pueden cocinar al vapor verduras e incluso pescado y pollos. Esta preparación de alimentos garantizará la disminución en el uso de ciertos ingredientes muy calóricos, como el aceite.

Además, las verduras se pueden comer sin sazonar, de modo que el paciente comienza a sentir el sabor natural de la comida y realmente comienza a adquirir nuevos hábitos alimenticios.

Disminuir la sal

El exceso de sal puede causar hipertensión y otros riesgos para la salud, por lo que reducir el consumo de sal es uno de los protocolos para la preparación de alimentos saludables. Además, en el sentido de reeducar el gusto de los pacientes, cuanto menos sal tenga la comida, más se destacarán los otros sabores de la comida.

Usa especias naturales

Y dado que estamos levantando la bandera de la reducción de sal, una forma simple de compensar esto es abusar de las hierbas y especias naturales. En general, la gente cree que es la sal la que le da sabor al plato, sin embargo, en la práctica esto está lejos de ser cierto.

Indica a tus pacientes que utilicen el ajo y la cebolla, y alienta a descubrir nuevos sabores utilizando la pimienta negra, el comino, la nuez moscada, el azafrán y el curry.

A través de pequeños cambios realizados a diario, es posible lograr una gran diferencia en los resultados de la alimentación. Estos cambios proporcionarán mucho placer y satisfacción a tus pacientes cuando descubran, en la práctica, que con simples ajustes puedes comer muy bien de una manera saludable.

Deixe uma resposta