Comportamiento alimentario en la infancia

¿Cómo aprende el niño a comer y desarrolla su comportamiento en relación con la comida? Los estudios muestran que el comportamiento alimentario está determinado por la familia y las interacciones psicosociales y culturales del niño. Los padres son entonces los primeros educadores nutricionales de los niños.

Los hábitos son actos, usos y costumbres, o un patrón de reacción adquirido por la repetición. El hábito alimenticio está formado por lo que generalmente se come. Los adultos pueden entender que necesitan comer no solo lo que les gusta, sino que los niños en edad preescolar (entre 3 y 6 años) forman el hábito de comer solo por sus preferencias.

¿Y cómo pueden los padres, los cuidadores y la familia enseñar y facilitar la formación de los hábitos alimenticios del niño? Todo comienza con una buena introducción a la comida, seguida de buenas experiencias alimenticias. El niño necesita tener un ambiente psicosocial favorable, alentarse a percibir las sensaciones de sabores, hambre, saciedad y tener una buena socialización con la comida (ambiente agradable, tener acceso a alimentos variados y saludables, incluirse en las comidas familiares).

El niño no solo come por hambre, sino también por la sugerencia del entorno y el contexto social: fiestas, estar con amigos, reuniones familiares, alimentos que ve en la televisión. En la fase preescolar hay un alto consumo de carbohidratos, azúcar, grasas y sal y un consumo insuficiente de verduras y frutas. Y para tratar de cambiar esta situación, los padres y cuidadores presionan y obligan al niño a comer un determinado alimento, creando un contexto negativo en relación con los alimentos saludables y haciendo que al niño no le guste o incluso odie lo que se le ofreció. La familia debe observar si las celebraciones se hacen con alimentos poco saludables. En general, los alimentos saludables se ofrecen como castigo y hay promesas de «premios» después de comerlos. Imagine lo que el niño aprende de esta situación …

El estímulo para comer también tiende a interrumpir el apetito e incluso el peso del niño. Un estudio sueco señaló que los niños que recibieron verbalizaciones a la hora de las comidas, como «come más», «come todo», «ahora toma dos bocados más», «no comas con la mano», «solo saldrá de la mesa / ganará un postre si se lo come todo ”, presentó un peso superior al promedio. El estudio también señaló que los adultos sirvieron más de lo que el niño necesitaba, prepararon el plato fuera de la vista y sin la interacción del niño, y no proporcionaron un modelo de comportamiento alimentario.

Se observó que los niños que reciben un alto grado de control externo de sus padres pierden la capacidad de percibir sentimientos de hambre y saciedad, lo que resulta en un fracaso en la autorregulación. Además, el estudio muestra que los padres que realizan muchas intervenciones alentadoras están más preocupados por cuánto comer y terminan perdiendo la oportunidad de desarrollar hábitos saludables.

Pruébalo Dietbox GrátisPowered by Rock Convert

El sabor de la comida también influye en el aprendizaje de la comida. Los estudios con humanos y animales muestran que asociar sabores dulces con un sabor desconocido aumenta la aceptación del nuevo alimento. La sensibilidad al sabor dulce ya aparece en la fase prenatal, por lo que es realmente una preferencia innata en la infancia.

Un estudio de niños de 49 meses consideró el método de aprendizaje de sabor a nutrientes. Cada niño recibió una bebida con un alto índice calórico y otro con un bajo contenido calórico. Cada bebida tenía nuevos sabores para los niños y se ofrecía cuatro días a la semana durante cinco semanas para generar acondicionamiento. Los resultados mostraron que el condicionamiento de preferencia se debió al efecto después de la ingestión. Los niños preferían las bebidas altas en calorías (que tenían más carbohidratos).

En este punto, vale la pena reflexionar: ¿prefieren los niños alimentos con un alto índice calórico (como dulces y grasas) porque esto genera más satisfacción, menos tiempo para comer y, por lo tanto, menos riesgo de sentir hambre? Al igual que los pequeños animales salvajes, ¿sería un estímulo innato o fisiológico para la supervivencia?

Los estudios y prácticas han demostrado que los niños prefieren alimentos más calóricos (quizás debido a una sensación de saciedad) y también están influenciados por el sabor, el olor y la textura. Una salida es asociar los sabores a la oferta de nuevos alimentos y siempre dejar un «alimento seguro» para que el niño aprenda a través de un contexto positivo, con interacciones sabor-sabor y sabor-nutrientes y en exposiciones repetidas, ya que deben familiarizarse.

Priscilla Walker

* El texto es responsabilidad exclusiva del autor y no refleja la opinión de la empresa. El blog es abierto si otro profesional quiere escribir un contrapunto.

Deixe uma resposta