Compulsión alimentaria

El síntoma «atracones», o episodio bulímico, se caracteriza por un episodio de ingestión de grandes o inmensas cantidades de calorías en un corto período de tiempo y con la sensación de pérdida de control sobre qué y cuánto se come.

Un individuo que tiene episodios de atracones, en la mayoría de los casos, ingiere alimentos calóricos independientemente de la sensación de hambre.

Los atracones se identifican cuando una persona se vuelve dependiente de los alimentos.

Se sugiere en casos de atracones:

Cambios de estilo de vida estructurados;

Métodos para incrementar la actividad física;

Métodos cognitivos para cambiar la postura existencial (Terapia);

Estrategias para incrementar el apoyo social (conversaciones continuas y colaboración con personas cercanas, familiares y amigos);

Estrategias para mantener la motivación (responsabilidad propia, acción, rutina planificada y organizada);

Por último, pero no menos importante: planificación alimentaria adecuada y sin restricciones severas.

Una valoración global, que involucre no solo el estado nutricional del paciente, sino también psicosocial, es una herramienta básica en la práctica del nutricionista para el éxito con el paciente compulsivo, asociando, siempre que sea posible, a otros profesionales para componer el tratamiento multidisciplinar durante el proceso.

Nutricionista: Rhafael Cristo 

* El texto es responsabilidad exclusiva del autor y no refleja la opinión de la empresa. El blog se abre si otro profesional quiere escribir un contrapunto.

Deixe uma resposta