Las diferencias entre la dieta enteral y parenteral

Las personas convalecientes ocasionalmente tienen dificultades para comer. Esto puede provocar desnutrición, lo que a veces dificulta su recuperación o incluso empeora su salud.

Por lo tanto, administrar una dieta enteral y parenteral es muy importante para ayudar al paciente en el tratamiento. Sin embargo, para que la nutrición sea efectiva en el individuo, es esencial conocer los procedimientos que se ajustan a cada uno.

Con eso en mente, desarrollamos esta publicación para ayudarte a comprender mejor qué son las dietas enterales y parenterales, así como sus características principales. ¿Estás interesado en saber más sobre el tema? ¡Entonces, sigue leyendo esta publicación hasta el final!

¿Qué es la dieta enteral y parenteral?

Cuando el individuo tiene dificultades para alimentarse por vía oral (boca), se le proponen diferentes alternativas de alimentación, para que no deje de recibir los nutrientes necesarios para su salud. En este caso, las opciones propuestas son las dietas enterales y parenterales.

En la dieta enteral, el paciente ingiere alimentos a través de una sonda que puede ser un tubo o una sonda flexible. Se introduce en el paciente a través de la nariz, donde pasará por la ruta naso u orogástrica hasta que se coloque en el estómago, el intestino delgado o se adhiera directamente al abdomen del individuo.

La dieta parenteral es por vía intravenosa, es decir, directamente a través de la vena. Esta alternativa es más adecuada para pacientes con problemas de digestión o absorción de nutrientes en el tracto intestinal o cuando se deben evitar los estímulos en el intestino.

Estas dietas tienen el objetivo de complementar o incluso reemplazar el suministro oral o enteral de nutrientes como proteínas, glucosa, electrolitos, minerales, vitaminas y agua, lo que permite el mantenimiento de la homeostasis.

¿Cómo evaluar la mejor opción para el paciente?

Para saber qué tipo de dieta, enteral o parenteral, es más adecuada para pacientes con desnutrición o en riesgo, es esencial investigar algunos aspectos que guiarán al profesional de la nutrición a indicar el más apropiado para cada tipo de individuo. Por lo tanto, es necesario recopilar la siguiente información:

¿Cómo está la ingesta de alimentos del paciente?

¿Cuáles son sus necesidades nutricionales?

¿Qué tipo de enfermedad tiene y su grado de gravedad?

¿Cuáles son las pérdidas nutricionales?

Además de estos problemas, el profesional también debe verificar los exámenes de laboratorio, como el recuento sanguíneo, la glucosa en sangre, el balance hídrico de la persona, entre otros.

¿Qué cuidados se necesitan para el paciente que recibe este tipo de dieta?

Antes de que el paciente reciba la dieta enteral o parenteral, se debe tener algunos cuidados. Conoce los principales:

estado físico y riesgo de infecciones: estos indicadores permiten predecir si el paciente podrá o no soportar la dieta;

Pruébalo Dietbox GrátisPowered by Rock Convert

aceptación del organismo a la dieta: el profesional debe controlar diariamente la tolerancia del individuo a la ingesta dietética, al menos al comienzo del tratamiento, dependiendo de cada caso;

Atención a las complicaciones: durante el proceso pueden surgir algunas complicaciones, como infecciones del catéter, lesiones al introducir el catéter, cambios metabólicos y edema de agua. Si esto sucede, un equipo multidisciplinario debe ocuparse del caso;

higiene de los materiales utilizados: el método de introducción de la dieta es bastante seguro, sin embargo, se deben aplicar técnicas rigurosas de higiene durante todo el proceso, para evitar complicaciones.

¿Cuáles son los tipos de alimentación?

Las fórmulas para las dietas enterales y parenterales se desarrollan industrialmente y deben componer todos los nutrientes necesarios para que el individuo se mantenga saludable. Deben contener fuente de energía, sales minerales, proteínas, grasas, carbohidratos, fibras y vitaminas. La dieta tiene su forma líquida y el agua es uno de sus componentes principales.

El tipo de alimento a utilizar puede basarse en las necesidades específicas de cada paciente. Además, existen diferentes dietas para personas con condiciones especiales de salud, como diabetes u otros requisitos, como las dietas culturales o religiosas.

¿Pueden causar efectos secundarios?

Los efectos secundarios causados por el uso de la dieta enteral y parenteral son:

vómitos

diarrea

náuseas

estreñimiento

neumonía etc.

¿Cómo deben almacenarse y transportarse estos productos?

El transporte de las dietas debe garantizar la integridad físico-química del producto y su esterilidad. Por lo tanto, la temperatura debe ser de hasta 20 ° C y el desplazamiento de la dieta al paciente no debe exceder las 12 horas.

Por otro lado, el almacenamiento antes de la administración de alimentos nutricionales debe hacerse en un refrigerador exclusivo para medicamentos y su temperatura debe permanecer entre + 2 ° C y + 8 ° C.

Para realizar la dieta enteral y parenteral es necesario buscar constantemente el conocimiento y la experiencia para brindarles a los pacientes comodidad y seguridad.

Recordando que los nutricionistas pueden prescribir una dieta enteral, sin embargo, parenteral debe ser guiada por un médico especializado.

¿Te gustó saber sobre los detalles de una dieta enteral y parenteral? Entonces, aprovecha la visita en nuestro blog para suscribirte a la newsletter. Así siempre estarás informado con contenido relevante directamente en tu bandeja de entrada.

Deixe uma resposta